La vid y el olivo, iconos de nuestra cultura arraigados en tierras bañadas por el sol y el viento del Mediterráneo. Símbolos que representan a la familia Olivares desde su nacimiento.

Pascual Olivares Fernández empezó elaborando pequeñas cantidades de vino en 1930 para proveer nuestra región. Éste es el origen de Bodegas Olivares.

De nuestro amor por esta tierra exigente de Jumilla se alimenta nuestra pasión por el vino y su elaboración. Pasión que nos mueve a crear vinos únicos. Vinos que representan fielmente el singular terruño de nuestra región.

La transformación de nuestra preciada Monastrell en vino es un proceso natural. Después de una cuidadosa vendimia a mano, permitimos que las fermentaciones ocurran lentamente utilizando únicamente levaduras autóctonas; un proceso que preserva el carácter de la uva sin enmascararlo.

Subir
Diseño Web Plenummedia